Lo que desconocías sobre el plan ambiental del AIFA

Lo que desconocías sobre el plan ambiental del AIFA

Desde su concepción, el desarrollo del Aeropuerto Internacional de Santa Lucía se ha elaborado con estricto apego a las nuevas necesidades, este aeropuerto se ha pensado para que sea amigable con el medio ambiente gracias al uso de tecnologías como la generación de energía eléctrica mediante paneles solares o que el 50% de los vehículos usados serán 0 emisiones, así como los muebles de baño que usarán un mínimo de agua, sin embargo, ahora que aún está en construcción también se están realizando acciones en pro del medio ambiente.

Para determinar la factibilidad ambiental de una obra es necesario que se realicen una serie de estudios ambientales como la descripción del proyecto y entorno, la identificación y evaluación de impactos ambientales, sus respectivos riesgos, así como programas de mitigación de estos efectos, todo esto e presenta en lo que se conoce como la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), en cuanto a Santa Lucía, todos estos estudios se realizaron con la ayuda del Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Dentro de la Manifestación de Impacto Ambiental se toman en cuenta aspectos como las afectaciones en el medio abiótico, biótico, social, económico y cultural dentro del Sistema Ambiental Regional donde se pretende construir, en este sentido sería la zona del Estado de México, en especial los municipios de Tecámac, Zumpango y Ecatepec, que serían los más cercanos al Aeropuerto de Santa Lucía.

El Gobierno de México y el cuerpo de ingenieros de Santa Lucía con la ayuda del Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México han desarrollado una serie de estudios sobre el impacto ambiental que tendrá este aeropuerto y los han plasmado en la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) que ya puede ser consultada en la página de la SEMARNAT.

En cuanto a los árboles de Santa Lucía, en la Manifestación de Impacto Ambiental se identificarán los posibles ejemplares que sean potenciales candidatos para ser trasplantados, es decir, no serán cortados, sino que se procederá a sacarlos de la tierra con sus raíces intactas y se llevarán a otro punto donde no representen un obstáculo para las obras y serán plantados de nuevo.

Para esto, se debe considerar el estado fitosanitario, probabilidad de sobrevivencia y las características fisiológicas de cada ejemplar. Algunos de estos árboles quizá no cumplan con los requerimientos necesarios para ser trasplantados, en ese caso tendrán que ser podados y derribados, siempre con personal técnico certificado.

En la Base Aérea Militar No. 1 de Santa Lucía hay aproximadamente 20,000 árboles, poco más del 25% (5200) se verán afectados por las obras del aeropuerto y se estima que cerca del 40% de estos sean trasplantados, el 10% restante será utilizado en la producción de composta para abonar las áreas verdes.

Para llevar a cabo la reforestación se realizan estudios de campo que permitirán conocer las condiciones del sitio, así como las especies presentes, los viveros, el medio de transporte, las herramientas y la preparación del suelo. Se considera que en el proceso de reforestación se emplearán plantas y árboles de bajo consumo de agua para que su desarrollo y crecimiento sea adecuado y se adapten a las condiciones del ecosistema.

La reforestación de la zona será importante para este proyecto y tan relevante como será la construcción del mismo, seguiremos con lupa este proyecto verde.

Comparte el artículo

Leave a Reply