El banco central de México, el PNUMA y el PNUD hacen un llamado al sector financiero para planificar los riesgos ambientales

El banco central de México, el PNUMA y el PNUD hacen un llamado al sector financiero para planificar los riesgos ambientales

Hoy, el Banco de México y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), presentaron el informe “Riesgos y oportunidades climáticas y ambientales en el sistema financiero de México: del diagnóstico a la acción” hace un llamado a las instituciones financieras mexicanas para que hagan un esfuerzo colectivo para incorporar los problemas ambientales en sus estrategias de evaluación de riesgos y gobierno corporativo, así como para aprovechar las oportunidades que resultarían de la transición a una economía baja en carbono.

El informe destaca que el cambio climático y la degradación ambiental son desafíos críticos de nuestro tiempo, ya que conducen a la pérdida de los recursos naturales, la degradación del ecosistema, una menor productividad y una reducción del bienestar de la población, tanto a nivel nacional como global.

Como parte de la Red para Ecologizar el Sistema Financiero (NGFS), los bancos centrales junto con otras autoridades financieras se han involucrado más en iniciativas orientadas a alentar a las instituciones financieras a reconocer y evaluar con precisión el impacto de los riesgos ambientales, en vista de que tales fenómenos pueden tener consecuencias significativas sobre el riesgo crediticio, la estabilidad financiera y el desarrollo social.

La publicación es un primer diagnóstico en profundidad del grado actual de preparación de las instituciones financieras mexicanas para evaluar los riesgos climáticos, ambientales y sociales.

Al hablar sobre esta iniciativa, el Gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, destacó la importancia de la acción colectiva de todos los actores del sistema financiero. También expresó su confianza en que el informe servirá como base para el desarrollo e implementación de metodologías y criterios estandarizados en la evaluación de riesgos ambientales y sociales, que son esenciales para la prosperidad a largo plazo.

“Está claro que necesitamos gestionar el riesgo mucho mejor de lo que lo hacemos actualmente, y esto se vuelve más vital en el contexto del cambio climático, que sigue siendo el desafío existencial que enfrenta la humanidad. Las instituciones financieras que tengan suficientemente en cuenta el riesgo climático podrán garantizar la sostenibilidad a largo plazo de sus carteras. Este estudio ofrece recomendaciones útiles para instituciones financieras y reguladores en la preparación para el futuro “, dijo Inger Andersen, Director Ejecutivo del PNUMA.

Según el informe, aunque las instituciones financieras mexicanas se han vuelto más conscientes de los riesgos climáticos, aún deben integrar medidas más sistemáticas y estandarizadas, implementar la agenda internacional y desarrollar metodologías y áreas de responsabilidad dentro de sus propias estructuras de gobierno corporativo. En este sentido, se basa en la implementación de acciones específicas para mitigar los riesgos ambientales y aumentar los flujos de financiamiento verde hacia la economía mexicana, tales como:

-Definiendo una taxonomía nacional para actividades verdes y sostenibles.
-Establecer plazos claros y compromisos de gobierno corporativo por parte de los actores del sistema financiero para mejorar y monitorear la gestión del riesgo climático.
-Diseñar los incentivos para incorporar factores relacionados con el medio ambiente a la planificación estratégica de las empresas.
-Desarrollando estándares de informes voluntarios para empresas mexicanas.

“El cambio climático y la degradación ambiental son desafíos críticos de nuestro tiempo, y el sector financiero tiene un papel clave que desempeñar para abordar estos problemas. Las recomendaciones de este informe, tales como plazos claros y compromisos a nivel de la junta para incorporar aspectos sociales y ambientales en los principales planes de acción, políticas de gestión de riesgos, presupuestos anuales y planes de negocios, con suerte resonarán entre los tomadores de decisiones en los niveles más altos de el sector financiero mexicano “, dijo Achim Steiner, Administrador, PNUD.

Fuente: www.undp.org

Comparte el artículo

Leave a Reply