Conoce el plan de reforestación del Aeropuerto Felipe Ángeles

Conoce el plan de reforestación del Aeropuerto Felipe Ángeles

El Aeropuerto Internacional de Santa Lucía está pensado, diseñado y se construirá siguiendo los estándares más altos de tecnología y aprovechamiento de energías limpias, significando que esta sea una de las obras más verdes en la historia de México, además, se contará con el mismo nivel de equipamiento, comodidad y tecnología que el cancelado NAIM de Texcoco.

El Gobierno de México y el cuerpo de ingenieros de Santa Lucía con la ayuda del Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México han desarrollado una serie de estudios sobre el impacto ambiental que tendrá este aeropuerto y los han plasmado en la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) que ya puede ser consultada en la página de la SEMARNAT.

En cuanto a los árboles de Santa Lucía, en la Manifestación de Impacto Ambiental se identificarán los posibles ejemplares que sean potenciales candidatos para ser trasplantados, es decir, no serán cortados, sino que se procederá a sacarlos de la tierra con sus raíces intactas y se llevarán a otro punto donde no representen un obstáculo para las obras y serán plantados de nuevo.

Para esto, se debe considerar el estado fitosanitario, probabilidad de sobrevivencia y las características fisiológicas de cada ejemplar. Algunos de estos árboles quizá no cumplan con los requerimientos necesarios para ser trasplantados, en ese caso tendrán que ser podados y derribados, siempre con personal técnico certificado.

En la Base Aérea Militar No. 1 de Santa Lucía hay aproximadamente 20,000 árboles, poco más del 25% (5200) se verán afectados por las obras del aeropuerto y se estima que cerca del 40% de estos sean trasplantados, el 10% restante será utilizado en la producción de composta para abonar las áreas verdes.

Para llevar a cabo la reforestación se realizan estudios de campo que permitirán conocer las condiciones del sitio, así como las especies presentes, los viveros, el medio de transporte, las herramientas y la preparación del suelo. Se considera que en el proceso de reforestación se emplearán plantas y árboles de bajo consumo de agua para que su desarrollo y crecimiento sea adecuado y se adapten a las condiciones del ecosistema.

La reforestación es uno de los pasos importantes en el proceso de construcción del AISL, pues si se hace de manera correcta brindará un mejor desempeño en la recarga de las cuencas hidrográficas, además de que se podrá proteger al suelo de la erosión.

Comparte el artículo

Leave a Reply