En México, la lucha contra el cambio climático pronto podría comenzar en el aula

En México, la lucha contra el cambio climático pronto podría comenzar en el aula

Las generaciones más jóvenes de niños y adolescentes son actores clave que deben tenerse en cuenta al crear políticas públicas para abordar el cambio climático.

Al fortalecer la enseñanza de este tema en las aulas, los niños se empoderan como agentes de educación sobre el cambio climático, y esto impulsa una mayor participación de su familia.

Los niños pueden ayudar a sus padres a hacer cambios en sus comportamientos y a vivir estilos de vida más sostenibles. Sin embargo, el papel educativo de los niños a menudo se pasa por alto en la política ambiental.

Luis Ramirez y Clemente Castañeda Hoeflich han estado trabajando en una iniciativa para incluir la educación sobre el cambio climático en cada aula en México. El 17 de junio de este año, Hoeflich presentó una iniciativa a la Comisión Permanente del Congreso de la Unión de México, el comité permanente del Gobierno Federal, en la que han estado trabajando.

Proponen fortalecer los planes de estudio sobre protección ambiental y cambio climático en las escuelas, alentando a los estudiantes a cambiar su actitud y comportamiento para proteger los recursos naturales.

La iniciativa apunta a enmendar la Ley de Educación General de México de las siguientes maneras:

1. Usando todo su alcance, la educación debe contribuir y extender sus beneficios al desarrollo sostenible y la protección del medio ambiente.

2. Para el desarrollo humano integral de los estudiantes, la educación debe incluir crear conciencia sobre la emergencia climática y modificar sus actitudes y comportamientos en torno al cuidado del medio ambiente.

3. Uno de los propósitos de la educación debería ser fomentar la adopción de prácticas y estilos de vida que contribuyan a mitigar el cambio climático y proteger el medio ambiente.

4. El plan de estudios debe ayudar a los estudiantes a adquirir los conocimientos necesarios para evaluar los dilemas y problemas ambientales, con el objetivo de prepararlos para enfrentar los desafíos del cambio climático y adoptar estilos de vida sostenibles.

¿Por qué es necesaria la educación sobre el cambio climático en México?

Según la ONU, los impactos del cambio climático en México podrían conducir a un aumento de la lluvia y los ciclones tropicales e intensificar las sequías en todo el país, y en consecuencia podrían agravar las desigualdades en salud, empleo y acceso a los alimentos. De manera similar, USAID ha informado que el contexto geoclimático único de México lo hace especialmente vulnerable al cambio climático, lo que aumentaría la exposición del país a heladas, olas de calor, ciclones tropicales e inundaciones.

Además, el panorama de riesgo de México se ve exacerbado por su infraestructura envejecida y la industria del turismo dependiente del medio ambiente. Además de la vulnerabilidad particular de México a los efectos del cambio climático, también es, según la ONU, el 13º mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo. Por esta razón, los cambios estructurales son importantes, como el que se propone aquí para el modelo educativo.

Para mitigar y adaptarse a los efectos del cambio climático y reducir la vulnerabilidad, diferentes organizaciones han señalado la importancia de la educación sobre el cambio climático como una solución a largo plazo. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en una iniciativa educativa llamada ‘Subete’, explica cómo empoderar a los niños y jóvenes y educarlos sobre el cambio climático, y cómo esto ayudará a lograr resultados viables y sostenibles. y soluciones a largo plazo para los efectos del cambio climático.

Además, basándose en el trabajo de la UNESCO, el BID ha destacado la importancia y la fundamentalidad de la educación para responder a los desafíos del cambio climático; ayuda a las personas a comprender y abordar el impacto del cambio climático, aumenta la ‘alfabetización climática’ entre los jóvenes, fomenta los cambios en su comportamiento y les ayuda a adaptarse a las tendencias relacionadas con el cambio climático. Los programas de educación básica en México promueven el cuidado del medio ambiente, pero este es solo un enfoque general del problema. Estos programas no cubren la concienciación sobre los problemas ambientales y los efectos del cambio climático, ni promueven cambios en las actitudes y comportamientos mientras se protegen los recursos naturales. Esos elementos, se ha argumentado, deben ser una parte esencial del desarrollo de programas educativos sobre el cambio climático.

Mientras tanto, la UNESCO también ha enfatizado la importancia de alentar a la comunidad internacional a adoptar la educación sobre el cambio climático para garantizar acciones concretas para nuestro planeta y un futuro sostenible, y además, que la gente entienda qué es el cambio climático y cómo actuar en consecuencia. Es fundamental para promulgar regulaciones políticas e incentivos financieros y tecnológicos relacionados con el cambio climático.

Lo que Sin Planeta B, ha estado haciendo ya ha impactado a más de 6,000 niños y, se estima, a más de 15,000 personas en general. Si la iniciativa es aprobada por el gobierno, México se convertirá en el primer país de América Latina en garantizar que sus niños reciban una educación adecuada y oficial sobre el cambio climático. Además, los programas de educación sobre el cambio climático crearán empatía y alentarán a la sociedad a actuar al servicio de la creación de un mundo mejor.

Fuente: www.weforum.org

Comparte el artículo

Leave a Reply