El lado verde que desconocías del Aeropuerto Felipe Ángeles

El lado verde que desconocías del Aeropuerto Felipe Ángeles

Los tiempos en los que vivimos exigen de acciones que antes no se habrían considerado como prioritarias, por ejemplo, el cuidado del medio ambiente; es una realidad que el planeta tierra está pasando por momentos complicados, el calentamiento global es un problema que cada vez toma más fuerza y en el cual gobiernos de todo el mundo tratan de dar de su parte para disminuirlo, tal es el caso en México, con la construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, una obra de infraestructura de clase mundial que, además de moderna y vistosa, también ha tenido y tendrá un uso consciente de los recursos naturales.



El AIFA obtuvo la acreditación “Leadership in Energy & Environmental Desing” gracias a que, de conformidad con lo establecido en el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 y en la Manifestación de Impacto Ambiental, es necesario que el AIFA utilice, por lo menos, un 35.8% de energías limpias para su operación.

Estamos hablando de energía eléctrica, hidrocarburos, agua, manejo de desechos y el uso de materiales Eco-Friendly en todo el aeropuerto; se ahorrará hasta un 50% en el consumo de gas gracias a la colocación de calentadores solares en zonas residenciales y de servicios, hasta un 100% de los residuos que se generen en el AIFA se tratarán dentro de las mismas instalaciones, también, el 100% de la vegetación del sitio será de bajo consumo de agua, misma que, al igual que los residuos sólidos, será tratada dentro del AIFA.



También se generará un ahorro de hasta el 30% de energía eléctrica para la generación de aire acondicionado con la utilización de equipos de alta eficiencia, así como materiales envolventes térmicamente eficientes, también, el 50% de la flota de servicio del AIFA será completamente eléctrica.

Hablando del agua, la recarga artificial de los acuíferos se dará mediante pozos de infiltración y galerías filtrantes, las cuales son infraestructuras que captan el agua pluvial y la inyectan al subsuelo en un estrato permeable, el objetivo de esto es mantener los mantos acuíferos de la región y contribuir también a la recarga de los mismos, estos pozos de infiltración estarán dispersos por todo el aeropuerto.

Ampliando la información sobre energías limpias, el AIFA contará con una granja fotovoltaica remota de 28,000 m2, además, se construirá una planta de cogeneración eléctrica que usará gas natural, las celdas fotovoltaicas tendrán una importancia especial en todo el aeropuerto, pues además de la granja ya referida, también se instalarán celdas en 58,000 m2 del edificio terminal de pasajeros y en 20,500 m2 de la zona de estacionamientos.

Así pues, la estrategia verde del AIFA constará de los puntos anteriormente explicados, pero también del uso de iluminación tipo LED, plantación de vegetación de bajo consumo de agua, uso de concreto hidráulico permeable para los pozos de infiltración, mobiliario sanitario de alto ahorro de agua, uso de materiales termoacústicos, cimbra metálica para reducir el empleo de madera, pintura ecológica libre de plomo en todo el aeropuerto y, sobre todo, la reutilización de materiales del campamento de Texcoco, por los cuales, sólo se está pagando por su transporte al AIFA.

Así pues, México se coloca como un país preocupado por su superación, pero también por la ecología, siendo esta una parte importante de todos los proyectos prioritarios del actual Gobierno de México.

Comparte el artículo

This Post Has One Comment

Leave a Reply