El cambio climático perjudica la producción de maíz en México

El cambio climático perjudica la producción de maíz en México

Hace unos 9,000 años, los seres humanos comenzaron a cultivar maíz por primera vez cerca de Tehuacán, en lo que hoy es el estado mexicano central de Puebla.

En los años siguientes, el maíz se convirtió en una parte importante de las culturas que dieron origen al México moderno. Ahora, el cambio climático amenaza la producción de maíz en el área.

Sol Ortiz es directora del grupo de cambio climático en el Ministerio de Agricultura de México. Ortiz dice que el 75% del suelo de México ya está demasiado seco para cultivar. En áreas como Tehuacán, las temperaturas pueden aumentar más que el aumento promedio en todo el mundo.

“Sabemos que hay áreas donde el aumento será mayor. Obviamente, eso afectará los patrones de lluvia y, a su vez, la agricultura y la seguridad alimentaria ”, dijo Ortiz.

En Tehuacán, el área de cultivo de maíz disminuyó un 18% entre 2015 y 2019, a alrededor de 40,000 hectáreas, informó la agencia de noticias Reuters.

A nivel nacional, el área de cultivo de maíz disminuyó 4% de 2015 a 2019.

Los agricultores deciden cambiar los cultivos que cultivan por muchas razones. Pero en Tehuacán, una razón importante es un clima que cambia rápidamente, dicen los agricultores y los funcionarios locales.

En un campo especialmente seco, Profirio García utiliza métodos agrícolas antiguos para cultivar maíz, frijoles y calabaza.

“La cosecha de maíz se ha reducido porque en los meses de junio, julio, agosto y septiembre no llovió”, dijo García. “Nuestras vidas se centran en el maíz, entonces, ¿qué hacemos sin él?”

Eusebio Olmedo, director de desarrollo rural, agricultura y ganadería en Tehuacán, dice que comenzó a calentarse a principios de siglo.

El año pasado fue el más cálido registrado en el estado mexicano de Puebla, donde se encuentra Tehuacán. Las temperaturas alcanzaron un máximo promedio de 26.8 grados centígrados. En 1985, el primer año disponible para registros estatales, Puebla registró un promedio alto de 24.7 grados Celsius.

En el norte de México, el cambio climático puede, al principio, tener poco efecto, según muestran los estudios.

Pero en el sur, donde se cultivan las cepas de maíz más antiguas de la tierra utilizando métodos tradicionales, se sienten los cambios de temperatura y los niveles de lluvia.

México, debido a su dependencia del grano de los Estados Unidos, es ahora el segundo mayor importador de maíz del mundo. El presidente Andrés Manuel López Obrador llama a esa dependencia “una contradicción” y ha comenzado programas para aumentar la producción nacional.

El servicio de asesoría agrícola GCMA estima que la producción mexicana de maíz continuará disminuyendo en 2020. Las importaciones de maíz, principalmente de productores estadounidenses, alcanzarán un récord de 18 millones de toneladas, señala el grupo.

García eligió diversificar sus cultivos. Él plantó 300 árboles de pistacho, una planta del desierto que puede sobrevivir en temperaturas entre menos 10 y 40 grados centígrados.

El agricultor cercano Natalio De Santiago dejó de cultivar el maíz que él, su padre y su abuelo solían plantar. Ahora cultiva cultivos que requieren menos agua. “Dejé de sembrar (maíz) porque el clima está cambiando”, dijo De Santiago. “Ahora planto maguey porque necesita menos agua”.

Maguey se usa para hacer bebidas alcohólicas. De Santiago dijo que proporciona un litro de agua cada mes a cada una de sus 400 plantas de maguey. Cuando plantó maíz, dijo, sus cultivos necesitaban cuatro meses de lluvia. En un intento por detener la disminución de la siembra de maíz, los funcionarios locales desarrollaron un banco de semillas de maíz nativo. Las semillas son más resistentes a los insectos y otras plagas. También necesitan menos agua.

“Tenemos que adaptarnos al cambio climático, y estas son las mejores variedades para recuperar la autosuficiencia alimentaria”, dijo Olmedo sobre las semillas.

El gobierno también ha promovido cultivos alternativos y ha lanzado campañas para reducir la quema agrícola, entre otras medidas.

“Es muy difícil poner fin a la tendencia a aumentar la producción de dióxido de carbono en la atmósfera”, dijo Ortiz, del ministerio de agricultura.

Los estudios han demostrado un vínculo entre el aumento de los niveles de dióxido de carbono y el aumento de las temperaturas en el planeta. “El cambio climático llegó para quedarse”, agregó Ortiz.

Fuente: learningenglish.voanews.com

Comparte el artículo

Leave a Reply